Cómo transformar suscriptores de email en clientes

Ya te lo dije hace varios episodios y es que el email marketing sigue molando y supone una metodología muy interesante que todos los emprendedores deberían plantearse al menos probar. En el episodio de hoy vamos a ver algunas buenas prácticas para intentar lograr que nuestros suscriptores compren o contraten nuestros productos o servicios.

Crea relaciones con tu suscriptor

Al igual que el inbound marketing, el contenido que creemos para nuestros suscriptores debe ir más allá de la búsqueda de la pura venta, sin más. Vivimos en la época de las relaciones, del ver quien hay detrás, del dar aportar valor de verdad… por lo que sería interesante ir más allá con nuestros suscriptores y tratar de crear un vínculo con ellos.

Para poder vender primero tendrás que ganarte la confianza de tú público, y aquí es donde las relaciones son aún más importantes.

Si aún tienes en mente que necesitas captar emails para vender, sin ir más allá… no estás apostando por el caballo ganador.

Una relación no puede ser interesada. Bueno, ya sabemos que en la vida real hay de todo… pero como eres oyente de este podcast, eso te convierte en buena gente. Y como tal, vas a querer ofrecer valor a tus suscriptores sin pedir nada a cambio.

Al final de lo que se trata es de crear esa relación, de posicionarte como alguien que ayuda a personas con unos determinados productos o servicios, y si llega el día que tu suscriptor necesita aquello que sea que ofreces, si has creado una verdadera relación, acudirá a ti.

Algunos pasos para afianzar la relación con tu suscriptor

Continuar dando valor tras la suscripción

Aquí podríamos establecer diferentes estrategias según el método de captación de emails que tengas en tu proyecto. Los métodos más utilizados son los de captación de emails dando acceso a una newsletter, la suscripción a cambio de una descarga de un ebook, acceso a algún tipo de curso… bueno, al final es cuestión de imaginación. Podríamos indagar diferentes métodos en función del tipo de proyecto del que se trate.

La cuestión es que se puede dar un paso más allá para afianzar esos primeros pasos de la relación. Últimamente veo muchos casos en los que la suscripción se acompaña de una cadena de emails. Evidentemente esta sucesión de emails debe estar muy estudiada y nunca centrarse en la venta, sino en demostrar que estás realmente interesado en proporcionarle valor.

Como te comentaba, lo que veo que se está utilizando más en los últimos tiempos en el ofrecer con la suscripción algún tipo de curso que irá llegando a cuentagotas vía email al suscriptor.

Sea cual sea tu estrategia, no metas la pata ofreciendo tus productos o servicios de buenas a primeras. Se trata de construir una relación con tu suscriptor, de aportarle valor y de generar ese vínculo tan valioso.

Imagina que acabas de conocer a una persona. ¿Le pedirías que se casase contigo así, de repente? ¿O que se fuera de viaje contigo a Australia? ¡Claro que no! Hay que construir esa relación paso a paso, así que no te precipites.

Por desgracia, aún hoy en día vemos webs en las que al suscribirte lo primero que te van a mandar es algún tipo de oferta para que compres, sin más. Puede funcionar, quien sabe, pero te recomiendo que inviertas el tiempo en crear una relación.

Establece una comunicación personal

Ya te hablé hace tiempo del valor de la personalización en el mundo de los negocios, y es algo totalmente aplicable a las newsletter. Para dar un salto de calidad en la generación de esa relación, se me ocurren varias acciones:

  • Puedes enviar un correo personal a cada nuevo suscriptor, preguntándole qué necesita, interesándote por él, etc.
  • Hacer lo mismo que en el anterior punto pero en forma de vídeo. Eso le dará un plus de autenticidad, ya que van a descubrir a la persona que se encuentra al otro lado.
  • Además de los momentos posteriores a la suscripción, puedes interesarte por ellos en cualquier otro momento. Crea una newsletter que sea exclusivamente enfocada en responder cualquier duda que te consulten.

Vende sin intencionalidad

Con este título no me refiero a que no tengas intención de vender, sino que lo hagas de una forma más fluida, natural y siguiendo aportando valor.

Esos emails que “van a saco” a venderte sin más… es lo que te decía antes. Puede que vendan si la oferta adecuada llega a la persona correcta, pero como te llevo repitiendo varias veces, esto va de relaciones, e incluso en el momento en el que quieras ofrecer algo que sea de pago, esa relación tiene que estar presente. Aquí van algunos consejos a la hora introducir la venta en tus emails:

  • Utiliza el posdata: El posdata tiene varios puntos a su favor. En primer lugar es algo que siempre se lee, nos atrapa de algún modo que hace que no nos lo perdamos. Además, irá colocado al final del email, y se supone que habremos aportado valor en todo lo que comuniquemos antes. Da una imagen de que es un simple añadido, sin mayores pretensiones de intentar “colar” algo a tu lector.
  • Copywriting: Creo que te comenté hace tiempo el caso de Isra Bravo, que además de ser copywriter vende cursos de copywriting con mucho arte, a través de su email diario que llega puntualmente a la hora de la novela, como él mismo dice. Sus emails son entretenidos, te cuentan historias de las que sacas algún aprendizaje y hasta te divierten. De ahí la importancia de aprender copywriting, ya que es un arte con mucha utilidad en varias áreas de cualquier negocio.
  • Valor antes que venta: Aunque tengas en mente un email para ofrecer algún tipo de producto o servicio, asegúrate de que ese mismo email aporta algo al lector. De nuevo, el valor vuelve a ser clave, por lo que trata de aportar algo siempre a tu usuario antes siquiera de plantearte ofrecerle tus productos o servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *